Guapo, elegante, repeinado, visiblemente triste y preocupado, y con una rosa blanca en la mano. ¿Qué le pasará a nuestro querido Peeta?

¡La cuenta atrás sigue en marcha! ¿Quién será el siguiente en posar para el Capitolio?