Tal como se esperaba, la silla roja pertenecía a Cinna.

Y el misterio continúa: ¿a quién habrán retratado sobre esta nueva, misteriosa y sencilla silla de madera? ¡Comienza otra vez la cuenta atrás!