Cuando tenía 17 años, Jennifer Lawrence se presentó a la audición para el papel de Bella Swan, la protagonista de Crepúsculo. Aunque en su momento quiso ser Bella, ahora se alegra de no haber conseguido el papel, porque convertirse en Katniss Everdeen le ha traído cosas maravillosas.

Lo contó en The Guardian.