A Jennifer Lawrence no le gustan las actrices y modelos que se quedan en los huesos para estar “más guapas”. Así se lo contó a la revista Elle el otro día: “Yo nunca me voy a morir de hambre por un papel … no quiero que las niñas digan cosas como: Oh, quiero ser como Katniss, así que voy a pasar de la cena. Eso es algo de lo que era muy consciente durante el entrenamiento para la película (…). Intentaba conseguir que mi cuerpo estuviera fuerte y en forma, pero no delgado y desnutrido.”

También aprovechó para hablar de su novio, Nicholas Hoult (Bestia en la última entrega de X-Men). Dice que es su mejor amigo y su persona favorita, que le hace reír como nadie y que juntos se lo pasan estupendamente.

Además confesó que, aunque a veces habla sin pensar, cuando se trata de ser actriz lo tiene todo controlado. Es un trabajo que le apasiona y al que se entrega al 100%. “Cuando estoy en el set es cuando me siento más en casa y en control.”

En cuanto al tema del dinero, Jennifer dijo: “Diez millones de dólares y todavía estoy viviendo en el apartamento de mis padres (…). Creo que sería muy extraño vivir sola en una gran mansión.”

Fuente.