20 años después de Sinsajo

¡SPOILERS!

“Habían pasado casi veinte años desde que el Capitolio había caído… Cinco años tardó Peeta en convencer a Katniss para tener hijos. La primera fue una niña, una niña hermosa, más hermosa aún que su madre. Diez años después tuvieron a Gale, la idea de ponerle ese nombre no fue de Katniss, Petaa quiso hacerlo desde el principio. Katniss y Gale no se hablaban desde su encuentro después de la muerte de Coin. Un día Peeta tuvo que dejar el distrito 12 porque llevaba una semana sufriendo flashback mucho peores de los que sufría con normalidad, al principio pensaron que no se recuperaría pero Haymitch pensó en mandarlo de nuevo a hacer terapia. Viajó al distrito 2 para empezar sus pruebas, apenas dos días después de su llegada se encontró con un viejo conocido, Gale. Pasaron varias horas sin hablarse pero al final Peeta no aguantó y se lo preguntó. “¿Por qué? ¿Por qué la dejaste?” Al principio Gale dudo, pero no tardó mucho en comprender que decir por qué lo hizo no iba a arreglar nada, y tampoco a estropearlo. “Cuando la bomba estalló comprendí que había perdido a Katniss, no tuve nada que ver con la bomba, ni siquiera sabía que Coin planeaba usarla, pensé que si se lo explicaba a Katniss me perdonaría pero luego recapacité. Ella jamás podría separar el momento de la bomba de mí, yo invente la bomba que mató a su hermana… Si me quedaba, si luchaba por ella, lo único que le haría es daño. Quiero decir, verme le recordaría a Prim, eso haría que sufriese y yo no podía verla así. Lo mejor era retirarme, dejarte ganar, dejarla vivir.” Peeta al principio se sintió un poco mal, pero él no habría dejado de luchar por Katniss. Le contó que estaban bien, que les costó superarlo todo, que había mañanas en las que Katniss no sonreía, y había otras en las que volvía del bosque y se preguntaba cómo estaba Gale. Le contó también que Katniss estaba embarazada, en un principio pensaba no decirlo, pero pensó que evitar la noticia dadas las circunstancias era una tontería y cuando lo dijo Gale dejo de sonreír, aunque al final se alegro por ellos. “Yo siempre quise formar una familia, me alegro de que Catnip se decidiese a formar también una”Pasaron unas semanas y mandaron de nuevo a Peeta a 12, cuando le recibieron lo hicieron de una manera especial. El parto de Katniss se adelantó y un nuevo miembro en la familia esperaba a su padre. Cuando llego vio a Katniss como nunca la había visto, la vio como el día que canto en clase cuando solo eran niños, la sonrisa de Katniss prometía una nueva vida, prometía un futuro.Pasaron cinco años desde la caída del Capitolio, desde la muerte de Finnick, de Coin, de Prim… de tanta gente, pero también pasaron cinco años cuando Katniss decidó seguir adelante, y lo hizo, con su primera hija. Cuando la llevaba dentro Katniss sintió que podría haber acabado, que podría empezar de nuevo su vida, junto a Peeta. La niña nació nueve meses después, bueno algo menos de nueve meses, y fue como un faro de esperanza, el 12 lo festejo a lo grande, incluso el tío Haymitch como le llamaban ahora dejó la bebida para jugar con la pequeña. Sí, todo cambio cuando Amy nació. Annie volvió al 12 con Finnick, su hijo, que ya tenía cuatro añitos para celebrar el nacimiento. Todo iba genial, la vida prometía un nuevo futuro y todos lo cogieron con muchas ganas. El libro de los recuerdos empezó a crecer, su primer viaje al distrito 4, a la playa, cuando Annie les invito a pasar el verano antes de que Amy naciese. Los primeros pasos de la pequeña, la primera carrera, el primer cumpleaños, la primera palabra, el primer día de clase, el primer arco, fotos de todos juntos de nuevo, de reuniones de tributos, de amigos. Y otro gran recuerdo vino diez años después con el nacimiento de Gale. Katniss y Gale se reconciliaron cuando él apareció con Peeta el día que volvía del distrito 2, en realidad les llevo un par de días, pero cuando se encontraron en el bosque… volvieron a cuando tenían 12 años, y simplemente ocurrió, ahora son como antes, amigos, los mejores amigos. Cuando le preguntó a Peeta que nombre quería ponerle al niño, Gale entró por la puerta y Peeta lo dijo, quería llamarlo Gale. Katniss no se negó para nada, pues que su hijo llevase el nombre de su mejor amigo era más de lo que hubiese imaginado nunca. Peeta lo hizo por una razón, porque gracias a él estaba con Katniss, no solo porque se fue al 2 sino porque años atrás le había salvado la vida, y aunque a ambos les costaba reconocerlo con el tiempo las heridas se curan y sus celos se fueron apagando poco a poco hasta que un día ya eran amigos. Aún así a veces las miradas de Gale cuando le veía con Katniss hacían ver que aunque es imposible olvidar, a veces merece la pena intentarlo por la persona a la que quieres o un día quisiste.Pasaron otros cinco años tranquilos y la vida era perfecta. De vez en cuando una pesadilla de los juegos aparecía, o un mal recuerdo como la muerte de Prim, Rue, Cinna desaparecido… pero todo se arreglaba con un abrazo de sus hijos, un dibujo que traían del colegio, una tarde en el lago o un ramo de flores que recogían por el camino. Si, había juegos horribles pero todos los juegos acaban con un vencedor, y esta vez ellos habían ganado. Pero ahora habían pasado casi veinte años desde que el Capitolio había caído, y la historia se repetía. Todo empezó una mañana en la que todas las televisiones de los distritos, del capitolio se encendieron para dar una noticia.”

Podéis seguir leyendo el resto de la historia aquí.