No estamos precisamente cerca de San Valentín, pero siempre es buen momento para regalar chocolate, y más si es tan hungeriano como éste. Lo preparan en Nanalú Artesanías.