En realidad es Donald Sutherland, el actor que da vida al temible personaje, pero no deja de tener gracia.