Suzanne tiene una hija de 12 años y un hijo de 17, y ha sido nombrada una de las mamás más influyentes de 2012 gracias al tremendo éxito de su trilogía Los juegos del hambre. Compaginar la vida familiar con una carrera de éxito internacional no debe de ser fácil, por eso, ¡enhorabuena!