– Peeta, ¿dónde está esa tarta que te pedí que enfriaras?

– ¡Aquí mismo! La he camuflado.

– Peeta, ¿por qué lo has hecho?