–¿Fue todo por los juegos del hambre?

–Lo siento…