Ahora se parece menos al chico del pan y más a un chico guapete y elegante. ¿Os gusta el cambio, tributos? ¿Tal vez os es indiferente…?