Recuerda, chica en llamas, todavía sigo apostando por ti.




Si tú mueres y yo vivo, no habrá vida para mí. Eres mi vida entera. Nunca sería feliz de nuevo.