Algunos ya hemos acariciado al sinsajo. Y tú, ¿a qué esperas?

¡SÚMATE A LA REVOLUCIÓN!